Ultima hora

Las carencias del Barça requieren otro tipo de entrenador

Quique Setién es un error del FC Barcelona (los motivos)

Quique Setién
photo_cameraQuique Setién

El Barça necesita cosas diferentes a las que ofrece Setién

Buena parte de la afición del Barça y la prensa se han dedicado a ningunear a Ernesto Valverde durante las dos temporadas y media en las que ha entrenado al FC Barcelona. Ganar dos Ligas con holgura (incluso sin perder un partido antes de proclamarse campeón), ganar una Copa del Rey y ser finalista en otra y alcanzar las semifinales de la Liga de Campeones, no han servido para gran parte de la opinión pública y la Junta Directiva del Barça.

Dos noches catastróficas en Roma y Liverpool han pesado más que la sobresaliente regularidad de Ernesto Valverde en el FC Barcelona. Incluso la Supercopa de España, una competición que no ha tenido ningún valor en el currículum de Valverde, se ha convertido ahora en un evento trascendental que ha propiciado el cese del técnico.

Poca gente recuerda que los apagones del FC Barcelona fuera del Camp Nou ya se vieron en la última temporada de Luis Enrique en el banquillo. Entonces, el equipo perdió 4-0 en París, 3-0 en Turín y fue segundo en la Liga. Porque la falta de competitividad del Barça como visitante es más profunda de lo que muchos venden estos días. De hecho, es parte de la debilidad del famoso ‘ADN Barça’, un equipo que sufre demasiado cuando no tiene el balón y necesita defender. Además, los mejores jugadores de la plantilla han superado la treintena de años.

Ahora llega Quique Setién, un entrenador con un estilo más radical que el de Valverde. Su filosofía es teóricamente impecable para el Barça, pero no solucionará sus problemas de fondo: traducir la posesión del balón en más goles, mejorar físicamente y tener consistencia defensiva. Los problemas actuales del FC Barcelona coinciden exactamente con las carencias que Quique Setién mostró como entrenador de la UD Las Palmas y el Real Betis.

El sucesor de Valverde debía modernizar el estilo del Barça, hacerlo más flexible y competitivo, pero Setién supone la vuelta al tradicional ADN azulgrana que ya no funciona en Europa.

Comentarios